El urbanismo es una constante necesidad para las ciudades y más específicamente para todo municipio o núcleo urbano que aspire a crecer ordenadamente. Como un caso particular, el urbanismo en Almería enfrenta actualmente un veloz y abrumarte crecimiento urbano, al cual se debe ofrecer una respuesta rápida y efectiva para evitar desastres urbanísticos que perduren a lo largo de los siglos.

El aumento poblacional que se está dando, afeacta fundamentalmente a los barrios principales de la provincia, tales como: El Alquián, El Toyo, La Vega de Acá, Barrio La Pipa…Barrios que se encuentran en constante crecimiento debido al bajo precio de la vivienda y la cercanía a la capital. Por otra parte, el urbanismo en Almería también tiene como tarea pendiente el acondicionamiento y mejora de las edificaciones y espacios existentes, así como la creación de nuevos espacios de esparcimiento para sus habitantes. Pero ¿Por qué es esto realmente importante?

 

La planificación urbana usa el paisaje como un lienzo sobre el que trabajar.

 

Conceptos básicos: ¿Qué es el urbanismo? y ¿cuál es su importancia?

 

El urbanismo es un conjunto de disciplinas que tienen por finalidad común la intervención urbana. Algunas de estas disciplinas, de las cuales se nutre, son la arquitectura, la geografía, la ingeniería e incluso la psicología ( y por supuesto, como no, el paisajismo).  A quienes se dedican a esta profesión les denominamos urbanistas, aunque también, dependiendo de la región, reciben el título de perito en urbanismo o planificador urbano.

Tal vez ya sabías esto y puede que por ello aún tengas muchas preguntas. Si ese es el caso, vamos a ver qué es eso de intervención urbana y además veamos porqué es importante. Lo principal es que cuando hablamos de intervención urbana nos referimos a la capacidad de intervenir en la ciudad tanto para construir como para reformar o renovar lo existente.

 

La planificación urbana nos permite generar los grandes corredores verdes de nuestras ciudades.

 

El urbanismo es importante en tanto que es la disciplina que permite un uso racional de amplios espacios públicos. No se trata ya solo del uso del espacio para erigir un edificio o el uso de un pequeño espacio interior, labores que cumplen el arquitecto y el diseñador de interiores respectivamente, sino que se trata del uso racional del espacio de la ciudad misma. He ahí la vigencia e importancia del urbanismo.

Gracias al desarrollo y planificación del Urbanismo, es viable generar masterplanes urbanos que tengan en cuenta elementos como la cantidad de zonas verdes que necesita la ciudad según su crecimiento, el ancho de las calles, el número de aparcamientos o la cantidad de servicios de sanidad, comercio u ocio que tendrá cada barrio de la ciudad. Si el paisajismo es la madre da la ciudad, el urbanismo es el padre.

 

El Urbanismo en España

 

Un breve repaso por el siglo XX español nos revelaría que en la primera mitad del siglo, antes de los años 60, el desarrollo urbano fue débil y desorganizado, ya que mientras el Estado apostó principalmente a la inversión en el campo, la figura del inversor, la cual hacía entonces su aparición, se presentó como el propulsor de los asentamientos urbanos, caracterizados por su ilegalidad y las malas condiciones de salubridad.

En los años 60, las cosas no mejoraron y es que la construcción de las ciudades no avanzó hacia la razón con la regulación de suelos de 1956 sino que, al contrario, consistió en una actividad muy mal organizada en beneficio de los promotores de las construcciones. Tal situación, como era de esperarse, terminó por ser reconocida como un problema socio-urbano de primer orden, dado que con ese modo anárquico de “hacer ciudad” afloraron más sectores carentes de servicios, construidos al margen de la legalidad.

 

Ciudades como Barcelona y su PLAN CERDÁ supusieron la creación de lo que hoy en día es la ciudad.

 

En la actualidad, después de la burbuja inmobiliaria que realizo crecimientos urbanos descontrolados y, en muchos casos, fuera de la legalidad. Nos encontramos en un momento de reflexión en el que se hace balance y crítica de lo ocurrido en los últimos años y como podemos subsanar en el corto plazo la barbarie urbanística que se realizo.

En el futuro, la apuesta hacia ciudades sostenibles que apuesten por el paisajismo por encima de la construcción será la solución para rehabilitar todos esos espacios urbanos que actualmente se encuentran degradados o en riesgo de exclusión respecto al resto de la ciudad.

 

Urbanismo en Almería

 

En la actualidad, la planificación urbana en Almería está mayormente orientada a la recuperación del centro histórico a través de la rehabilitación de sus viarios, usos y fachadas; y de la creación de nuevos barrios de calidad que se están desarrollando en la periferia de la ciudad o en pedanias más lejanas como es el caso de La Cañada o El Alquián.

Estos desarrollos, generan una gran contradicción al generar dos zonas opuestas que invitan a la gente a emigrar al radio exterior de la ciudad a través de grandes zonas verdes, nuevas construcciones de alta calidad, viarios poco colapsados… a la vez que se potencia el ocio y las dotaciones de la zona céntrica que cada vez se encuentra más desértica y los comercios huyen de ella al no tener clientela física a la que ofrecer sus productos en las calles.

 

La ciudad de Almería y su casco histórico que mira al mar.

 

Apuestas urbanísticas de nuevos barrios como las que se dieron gracias a la Juegos del Mediterráneo del 2005 se han visto potenciadas debido a su gran éxito y a lo atractivo que resulta esta nueva propuesta para los almerienses que nunca antes pensaban que salir del centro de la ciudad fuera una opción viable. Núcleos de población como El Toyo o Huercal que antes se antojaban lejanos, en la actualidad se encuentran bien comunicados con la ciudad siendo una opción mucho más que viable para vivir cerca de la naturaleza a bajo coste.

Como conclusión, la dirección dicotómica que presenta el urbanismo en Almería es una incógnita que se irá resolviendo en los próximos años y dependerá mayoritariamente de la interpretación que hagan los propios ciudadanos almerienses del uso y disfrute de la misma. Al fin y al cabo, la ciudad es nuestra hogar y nosotros somos los que decidimos su decoración.

 

Un saludo Paissanos, y a disfrutar del paisaje.