fbpx

De un tiempo a esta parte ha irrumpido en la arquitectura una nueva tendencia que consiste en dejar los espacios con un carácter industrial. El aspecto brutalista y matérico que recuerda a las fabricas del siglo XX vuelve a estar de moda en edificios educativos, administrativos y culturales.

 

“El diseño industrial se basa en una especie de minimalismo constructivo donde las instalaciones y los elementos que componen la obra son, en si mismos, los elementos de decoración del espacio”

 

Una oda al concepto de “Ornamento y Delito” de Adolf Loos donde se coloca solo lo imprescindible y de una forma muy estructurada.

Aun así, hay que tener en cuenta que poner las instalaciones vistas y colocar unos cuantos focos de polideportivo no asegura llevar a buen puerto este tipo de diseños… Existen una serie de parámetros que hay que respetar.

Hace un año Paissano realizo el diseño y ejecución de una obra bajo esta estética en una escuela de diseño. Buscaban un aspecto industrial de bajo coste con el que poder interactuar y que albergara distintas posibilidades de uso en su espacio.

Os contamos paso a paso las claves que nos llevaron al éxito de esta intervención.


Diseño Industrial – Bajo Coste/Alto Rendimiento

 

Este tipo de interiorismo dista mucho de ser cálido y acogedor, más bien al contrario: se perfila como activo y dinámico y empuja a los usuarios a realizar actividades de manera enérgica. No es muy recomendable para un hogar o residencia ya que puede resultar frio y desangelado.

Como puntos positivos, afirmar que plantear este tipo de diseños supone un ahorro en determinadas partidas debido a su escasez de elementos. Un ejemplo es el falso techo, el cual, desaparece para dejar visto el forjado y las instalaciones colgantes.

 Arquitectura e Interiorismo Industrial

 

Para realizar este tipo de Proyecto hay que tener en cuenta una serie de puntos imprescindibles:

 

Hay cuatro elementos principales: el suelo, el techo, las instalaciones y los tabiques

 

  1. El suelo se recomienda ejecutarlo de hormigón visto con pulido de solera. De esta manera conseguiremos un suelo muy resistente con un bajo precio (puesto que el propio forjado es en si el acabado). Es importante tener en cuenta el diseño de las juntas de dilatación para generar líneas en el suelo. En casos radicales, esta solera puede ir con aditivo colorante dotando de una nueva gama cromática al suelo… lo normal es dejarlo en el gris clásico del hormigón.
  2. El techo supone en la mayoría de los casos la clave para este tipo de interiorismos. Pintarlo de negro directamente sobre el forjado dejando vistos los elementos estructurales de este (en el proyecto de la escuela de diseño podemos ver como se marcan los casetones que componen el forjado). Esto le dará textura y ese aspecto industrial que buscamos.
  3. Las instalaciones han de estar muy cuidadas. Ya no vale que estén de cualquier forma porque no van a estar ocultas. Intenta llevar todos los elementos de cableado por el techo a través de canaletas metálicas que contrasten con el color oscuro del techo. Todas las tuberías y elementos de mayor sección píntalos del mismo color que el techo para integrarlos. No dejes nada en su color original (el típico gris de tubería), pinta todo del mismo color del plano al que pertenezca. A la hora de colocar focos o elementos de instalación de ventilación o eléctricos, déjalos a la vista e intenta elegir los apliques lo más simples posible.
  4. Por último, los tabiques forman los cerramientos principales del espacio. Estos han de ser blancos para generar con el suelo y el techo un juego en escala de grises que realzara cualquier elemento de color que incluyas en el edificio. Los huecos para la creación de ventanas o nuevos espacios han de ser de grandes proporciones (escapar de la escala domestica de la casa) y los puertas y accesos han de estar lo más integrados posibles en el entorno: deberemos usar puertas lacadas en el mismo color que el tabique o de cristal.

 

Con estos cuatro puntos básicos deberías de poder generar tu propio espacio industrial sin problemas.


Amueblar y Habilitar

 

Una vez construido todo habremos generado un espacio con capacidad para albergar actividades con carácter industrial. Pero falta algo importante, algo que dará el “toque” al diseño: El mobiliario.

 

El mobiliario es el elemento que dota de carácter al proyecto. Aunque todos los interiorismo industriales nacen de la misma base, el mobiliario es lo que crea la diferencia.

 

Debemos usar elementos simples que puedan colocarse por toda la habitación sin necesidad de anclarse a paredes o suelos. Los colores suelen seguir la escala de grises predominantes metiendo color únicamente a aquellos elementos que queremos que destaquen. En la siguiente imagen podemos ver como conseguimos que los puestos de trabajo destaquen a través del azul en las sillas.

Interiorismo Industrial

 

Además del mobiliario, este tipo de interiorismo se encuentra muy abierto al diseño y serigrafía de las paredes. De este modo, la incursión de motivos geométricos u orgánicos en los planos verticales o los planos de pizarra negros directamente en la tabiquería ( en esta caso sustituyendo las pizarras ya que diseñamos una escuela de diseño) dan al proyecto personalidad y capacidad de evolución.

 Interiorismo Industrial

 

Aquí podéis ver una serie de imágenes donde se reflejan todos los puntos básicos que hemos ido describiendo.

desarrollo de proyectos ideas rehabilitación ingeniería-y-arquitectura proyectos-de-arquitectura

 

Si os ha gustado el proyecto de Arquitectura e Interiorismo Industrial o tenéis alguna duda podéis dejarnos un comentario. Si estáis interesados en este tipo de reformas y queréis que os ayudemos podéis poneros en contacto con nosotros AQUÍ.

Un saludo Paissanos y nos vemos la semana que viene!!!