fbpx

Cuando hablamos de jardines y zonas verdes, a todos se nos viene a la cabeza grandes calles arboladas o parques ocupando grandes superficies del paisaje. Sin embargo, al realizar este pensamiento, siempre olvidamos una tipología de “jardín” que se esta poniendo muy de moda en las ciudades: La cubierta Vegetal.

A diferencia de su compañero el Jardín vertical (del cual ya dedicamos una entrada el año pasado) la cubierta vegetal está llena de ventajas tanto para el usuario como para la ciudad en sí.

 

“La mejora del paisaje no tiene porque darse siempre a cota de calle. Los techos verdes públicos o privados son una solución perfecta para disfrutar de zonas ajardinadas sin intervenir directamente en el tráfico ni en el urbanismo de las complejas ciudades”

 

Ahora bien, construirlas desde cero o implantarlas en el edificio no es moco de pavo; hay que tener en cuenta factores estructurales, de drenaje de agua y una correcta selección de especies que resista las inclemencias de la contaminada ciudad.

 


La Quinta Fachada

Le Corbusier llamaba a la cubierta la quinta fachada y creía que en ella debían de desarrollarse usos especiales debido a su funcionalidad. Recordemos que este espacio uno de los más privilegiados en la construcción del edificio:

 

  • Se encuentra en la cota más alta por lo que las vistas son óptimas
  • Es la parte de la vivienda que más soleamiento recibe
  • Es la zona más alejada de la vía publica y su bullicio
  • Al no tener que aguantar plantas superiores, no necesita una estructura y la planta es totalmente diáfana
  • En ciertas ocasiones, si el edificio es el más alto de la zona, da la posibilidad de tener un espacio totalmente privado

 

cubierta extensiva

La cubierta Vegetal es una opción ecológica dentro de los posibles usos de la cubierta que genera una capa vegetal protegiendo del soleamiento directo y generando un ahorro energético debido al aislamiento térmico que supone.

Dentro de las cubiertas vegetales, podemos distinguir dos grupos principales, unos de uso más doméstico que puedes generar en tu propia terraza y otro de carácter más arquitectónico que se ha de generar como parte del edificio.

Hablamos de las cubiertas extensivas e intensivas.

 


Cubiertas Extensivas e Intensivas

Las cubiertas pueden dividirse según su uso y construcción en:

 

Cubiertas Extensivas

 

Son aquellas que van totalmente integradas en el edificio. Suelen proyectarse a la par que el proyecto y forman parte de forma directa del forjado. Esta tipología de cubierta destaca por ser grandes extensiones de zona cultivable (con poca altura de sustrato) donde se cultivan plantas de bajo porte a lo largo de toda la cubierta.

 

Cubiertas vegetales y zonas verdes

Cubierta Intensiva inclinada

 

La cubierta extensiva proporciona las mayores ventajas ecológicas al generar un aislamiento térmico máximo en la plantas inferiores (efecto cueva) y dotar a la cubierta de decenas de metros cuadrados verdes.

Estas cubiertas están totalmente preparadas para la evacuación de aguas y el peso propio de todo el conjunto. Por lo que no es algo tan simple como llenar tu terraza de tierra y ponerte a cultivar. Si lo que quieres es poder hacer tu propia cubierta verde en tu edificio te conviene más la cubierta intensiva.

 

Cubierta Intensiva

 

Esta tipología está más adaptada al uso domestico y posibilita la opción de la construcción por el propio usuario. A diferencia de las extensivas, estas cubiertas permiten el uso de la persona entre la vegetación y es óptima para crear una terraza Low Cost o la terraza de una cafetería.

El elemento vegetal no viene incorporado directamente en el forjado. Se encuentra contenido en contenedores o maceteros exentos o mimetizados con la arquitectura del espacio. De este modo, el uso puede pasar por huerto urbano, huerto medicinal o cafetería… ya que la distribución puede cambiar a tu gusto.

 

Cubierta Intensiva

Cubierta Intensiva como Jardín

Cubierta extensiva terraza

Cubierta extensiva de una terraza

 


Toda Masa Verde Ayuda

En ciudades como Nueva York este tipo de elementos verdes está teniendo mucho éxito ya que permite disfrutar de la naturaleza sin salir de casa. En estas grandes ciudades, los amontonados edificios colindantes no dejan ver en muchas ocasiones la calle y lo único que se puede visualizar desde la ventana del salón o el dormitorio son cientos de cubiertas llenas de aires acondicionados e instalaciones.

 

“La opción de un techo verde da una perspectiva diferente y más positiva de las anodinas cubiertas. Ya no es necesario tener que ver grandes superficies de asfalto gris, la cubierta vegetal es una variable a considerar”

 

A diferencia del jardín vertical, la opción de usar Cubiertas vegetales y zonas verdes, si que propone un acierto entre la relación naturaleza-construcción y creemos, que en los climas donde el mantenimiento puede ser mínimo, debería ser una opción casi obligatoria.