Personalmente, tenía muchas ganas de realizar un articulo sobres las Rudbekias ya que, al igual que la gaura, son una especie fetiche para mi.

Cuando hablamos de Rudbekias, podíamos estar hablando perfectamente de margaritas, sin embargo, esta especie tiene una serie de características que las diferencian y las vuelven más descaradas que sus compañeras; y es precisamente ese descaro lo que las hace ser tan atractivas y fundamentales en el diseño de un jardín.

Además, al igual que todas las especies que intentamos plantearos desde Paissano, implican un fácil mantenimiento y plantación para que tu jardín luzca bello y limpio sin necesidad de mantenerlo durante muchas horas o necesitar de conocimientos avanzados de jardinería.

 

“La Rudbekia es una planta imprescindible en un jardín o macizo. Podemos considerarlas las margaritas 2.0 puesto que nos ofrecen características similares pero mejoradas”

 

Así que después de leer esta entrada sobre las Rudbekias ya sabéis, cuando penséis en colocar margaritas en vuestro jardín o terraza sustituidlas por esta especie que os dará una floración más potente con el mismo esfuerzo.


Mantenimiento, Cuidados y Posibilidades

Esta especie vivaz originaria de América es genial para combinar con otras especies y crear pequeños macizos con juegos de colores y texturas que nos permitan trabajar con el material vegetal y no tenerlo todo separado por especies…que es lo típico.

Las Rudbekias son capaces de alcanzar el metro de altura aunque suelen establecerse sobre los 70 centímetros por lo que debemos tener en cuenta su largo tallo a la hora de trabajar el diseño del macizo. Su diámetro ronda de uno a dos metros, aunque cuando la adquiramos en el vivero suele venir en pequeños recipientes de 30 centímetros…no te dejes engañar, con el tiempo la planta crecerá y tenderá a ocupar más espacio que debemos tener proyectado para el futuro.

 

diseño de jardines florales

Acaso el botón oscuro central y la tonalidad en sus pétalos… ¿no hacen de la Rudbekia una margarita descarada?

 

Respecto a su mantenimiento, suele tener las mismas características hídricas y lumínicas que la mayoría de arbustos de corte mediterráneo. Es decir, riegos medios, resistencia a la sequía moderada, necesidad de estar en suelos bien drenados y poco encharcados…

Su posición idónea en el jardín es a pleno sol o, como mucho, semisombra. Se suele ubicar en macizos compuestos o generando borduras pero casi nunca como elementos individual o como tapizante (debido a sus necesidades hídricas y su gran altura).

Su floración se da en los meses de junio-julio-agosto-septiembre y nos brinda unos colores que van desde el amarillo intenso y limpio hasta un conjunto de naranjas con motas rojizas oscuras. Cabe destacar su botón central de un profundo color oscuro que es lo que genera el contraste y hace de esta especie la más descarada de las margaritas.

 

Respecto a sus posibilidades de diseño y relación con otras plantas, lo idóneo es trabajar con macizos teniendo en cuenta su altura. Colocarla en una posición intermedia entre una especie más alta y vertical y una más baja extendida nos brinda la posibilidad de generar estratos de altura y color con mucha potencia y carácter. Hace poco, pude ver en Almería un macizo compuesto por un estrato inferior de gaura (40cm de altura y floración morada); un estrato intermedio de Rudbekias (1 metro de altura y floración amarilla) y un estrato superior de Canna (floración amarilla, textura gruesa y más de un metro y medio de altura) que hacían las delicias de los viandantes. El macizo que acabamos de describir es altamente llamativo y apenas sobrepasa los 15 euros de precio pues las tres especies son muy baratas de adquirir.

Por último, y para que os sirva de ejemplo, vamos a dejar una serie de macizos compuestos por Rudbekias (en algunos casos combinadas y otros simplemente aislados) para que podáis ver por vosotros mismos las posibilidades de esta maravillosa especie que debería estar en el diseño de cualquier jardín mediterráneo.

Un saludo Paissanos, y a disfrutar del paisaje.