fbpx

En esta entrada nos gustaría insistir en la importancia que tiene la provincia de Almería desde los puntos de vista botánico y lingüístico. Para ello nos basamos en un interesante ensayo que animamos a leer;

NOMBRES Y USOS TRADICIONALES DE LAS PLANTAS SILVESTRES EN ALMERÍA (ESTUDIO LINGÜÍSTICO Y ETNOGRÁFICO) de  Francisco Torres Montes y publicado por Diputación de Almería Instituto de Estudios Almerienses en 2004.

 

 

Debido a los muchos y diferentes microclimas, la variedad botánica y el número de endemismos ( o sea de plantas exclusivas de esta región) que presenta Almería es extraordinario. Fruto de esta variedad y de la abundancia de plantas exclusivas, ha sido el permanente interés que, desde antiguo, herborizadores y botánicos, en general, han tenido por nuestra provincia atraídos principalmente por dos focos especiales: la vegetación de montaña, y las áridas tierras de la llamada, provincia murciano-almeriense.

Seleccionamos y os traemos algunas de las que nos han parecido más interesantes o de las que más solemos usar en nuestros trabajos de Paisajismo, Jardinería y Arquitectura. Las plantas siempren están muy presentes en todos nuestros proyectos y en nuestro estudio es imposible intender la Arquitectura sin ellas.

 

 

 

1. ALCIBARA ~ ALZABARA ~ ZÁBILA ~ PITA ~ PITACA (Agave americana L.)

La pita o Agave americana es una planta que trajeron los españoles de Méjico y que pronto se naturalizó en la zona en la Península. Tradicionalmente se plantaba para formar cercas en la tierra de labor y heredades, y delimitar los bordes de los caminos. Hoy la pita, crece asilvestrada y de forma espontánea.

Miguel Hernández recoge la pita en Peritos en lunas (1933), en la composición XLII, “Guerra de estío”, donde la planta, por su aguda punta se convierte en “bayoneta” y “lanza”:

“¡Oh combate imposible de la pita con la que en torno mío luz avanza! Su bayoneta, aunque incurriendo en lanza, en vano con sus filos se concita; como la de elipsoides ya crinita geométrica chumbera, nada alcanza lista la luz me toma sobre el huerto, y a cañonazos de cigarras muerto”

 

 


 

2. ALGAZUL (GAZUL) ~ GURULLICOS ~ ROCÍO (Mesembryathemum nodiflorum L.)

Es una planta anual de estepa que está presente en las dos orillas del Mediterráneo en sustratos salinos. Sus tallos se asemejan a los del cactus, son carnosos, postrados, de hasta treinta centímetros de longitud; las hojas son crasas, de color verde amarillento que llegan a tomar un color rojizo durante una época del año y llenas de vesículas transparentes que dan la impresión de que están impregnadas de gotas de rocío; sus flores son poco visibles de color blanco o amarillento. Tiene su zona en Andalucía, desde las salinas de Huelva hasta las de Almería.

 

 

 

 

El término algazul es un arabismo que se empleó en el Al-Andalus como algasúl ‘planta jabonera’, y éste del árabe clás. gasúl ‘jabón, sosa’, de la raíz g-s-l ‘llevar’. En el Sahara occidental recibe el nombre de igasul, en donde las tribus indígenas se comen las semillas de las plantas de este género; en Marruecos algasul es la ‘tierra arcillosa usada para lavar la cabeza. Hasta el siglo XIX en determinadas zonas se cultivaba para fines industriales, se quemaba, y de su ceniza se hacía la sosa y el jabón.

 

 

 

 

3. LENTISCO ~ LANTISCO ~ ALANTISCO (Pistacia lentisco L.)

Tradicionalmente se ha extraído de esta planta la resina llamada almáciga, una resina clara, traslúcida, amarillenta y aromática, que se ha empleado en la medicina y en la preparación de un tipo de barniz. El uso tradicional que se ha dado al lentisco en nuestra provincia ha sido el de carburante para alumbrarse.

 

 

 

 

“Un lichen tinctorius, que los naturales recogen y venden, como el que viene de Canarias; y preparado con la orina humana podrida, sirve para los tintes, surtiendo el mismo efecto que la orchilla ordinaria blanca que se raspa de las peñas”. “Excelente leña  también para carbón”; otro uso ha sido para combatir los dolores de muelas y otras afecciones bucales, para lo cual se cuecen las hojas y tallos del lentisco y se hacen enjuagues. También el fruto se ha aprovechado en el pasado para alimento de los cerdos, pero tenía el inconveniente de que el tocino tomaba una coloración amarillenta.

 

4. CHUMBERA ~ PALAS ~ PALERA ~ PENCA (Opuntia ficus-indica L.)

Esta planta de la familia de las cactáceas, traída desde América (Méjico o las Antillas) por los españoles, hoy crece asilvestrada en todas nuestras comarcas. Se trata de una planta crasa con tallos que asemejan grandes hojas en forma de pala con espinas de diverso tamaño. En primavera florecen unas vistosas flores amarillas de las que en los meses de julio a septiembre surge el fruto comestible, aunque con la piel poblada de pequeñas espinas.

“El chumbo no necesita cultivo alguno, meten una pala u hoja entre las piedras y le echan una poquita de tierra, ya no es menester volver a ver el plantío hasta coger su fruto, este madura [en la comarca de Lubrín] en septiembre y dura hasta Navidad129 . Llega un higo al peso de media libra y no son raros los de 4 y 6 onzas, lo llevan a vender a Vera, Cuevas y aún a Huércal…»

 

 

 

 

 

 

 

5. CIPOTE ~ FOLLÓN DE LOBO ~ TARUGOS (Cynomorium coccineum L.)

Tanto cipote como follón de lobo han designado esta planta Cynomoriácea parásita de especies Quenopodiáceas leñosas. La hemos encontrado, abundantemente, en las dunas de Cabo de Gata; en la Rambla de Tabernas y en la de Lanujar. Probablemente es Almería, en su parte sur, la que posee esta planta en mayor cantidad de la Península.

 

 

 

 

Este nombre ha surgido de la imaginación sexual, por una metáfora, en la que el pueblo encuentra parecido entre la forma aérea y cilíndrica de esta curiosa planta y el miembro viril. En otros casos se toma como referencia el del lobo u otro animal, éstos son los casos de cipote de lobo (Cfr. Kunkel 1987: 179) y cipote de burro. En Níjar el término tarugo, que no he encontrado en español de ninguna otra zona o región para designar un vegetal. La motivación es la misma que para cipote: una metáfora; en este caso la forma de la planta recuerda al tarugo o ‘tranca’ (‘palo grueso y corto’ que se colocaba como pestillo para cerrar la puerta).

Se emplea como alimento su tallo por las tribus nómadas de Iraq. El empleo general que se da a estas plantas es para combatir las diarreas extremas; para ello se toman infusiones de la parte aérea de este vegetal.

 

 

 

En el texto completo encontramos muchas más especies descritas minuciosamente. Esperamos que os hayáis animado a conocer más sobre la riquísima flora de nuestra tierra. Nosotros somos expertos en el uso de especies vegetales para crear espacios asombrosos y llenos de vida. Si estás pensando en incorporar la vegetación a tu terraza, jardín o vivienda, somos tu estudio especializado en Almería.

 

Un saludo paissanos, y a disfrutar del paisaje.