Si nos detenemos a observar nuestro entorno, rápidamente nos daríamos cuenta que tenemos al alcance una gama de posibilidades para apreciar y disfrutar tanto en el entorno urbano como en los espacios más naturalizados. Esto nos hace preguntarnos: ¿Quién es el responsable de haber creado estos diseños que, a menudo, suelen pasar desapercibidos? Y la respuesta es: un profesional de la Arquitectura del Paisaje, o paisajismo. A este profesional también se le conoce como arquitecto paisajista o simplemente, paisajista.

Si nos remontamos a la época de las primeras colonizaciones humanas, el paisaje ha inspirado al hombre a realizar construcciones conformando así su medio ambiente y entorno más cercano. Con el transcurrir del tiempo, paisaje y medio ambiente, se han transformado y desarrollado, cubriendo las necesidades del ser humano. Es así como ambiente, paisaje, planificación urbana y arquitectura se han involucrado, para abonar el camino a la Arquitectura del Paisaje desde que el hombre puso su primera piedra hasta nuestros días.

 

La arquitectura del paisaje unifica criterios arquitectónicos y naturales.

 

El reto que afronta el paisajista

 

Uno de los desafíos más importantes del paisajista es poner en contexto, a través del desarrollo de planos, la integración de proyectos urbanos o periurbanos, con el desarrollo medioambiental. Para ello se apoya en profesionales multidisciplinares que aúnan conocimientos de construcción, diseño, medio ambiente, ecosistemas, arquitectura y urbanismo.

Es por esta razón que es de suma importancia que el arquitecto del paisaje posea conocimientos sobre salubridad vegetal, recalentamiento del agua, sanidad del suelo y el clima. Afronta un gran reto en el área de la arquitectura, ya que debe ser capaz de coordinar el trabajo de los profesionales del dibujo arquitectónico con el de los obreros de la construcción, de manera que se puedan integrar y obtener el resultado deseado… que no es otra cosa que el paisajismo, el cual, tiene una gran cooperación con el medio ambiente de forma consciente. Esto se logra a través de la restauración de urbanismos, planificación de zonas de esparcimiento y recreación como por ejemplo parques, plazas y canchas deportivas donde lo urbano y lo vegetal se unen de manera coherente y satisfactoria para los usuarios.

 

Muchas son las áreas que se relacionan dentro de la arquitectura del paisaje para obtener el proyecto perfecto.

 

Además la arquitectura del paisaje, tiene como reto la construcción de exteriores, tales como, centros comerciales, parques industriales, respetando siempre, la conservación histórica, así como la rehabilitación de lugares degradados como puede ser una mina, o un vertedero de desechos, sin dejar de hacer aportes positivos de importancia significativa para las necesidades del ecosistema. Así pues, no todo es puro diseño: la mejora del ecosistema natural (aún dentro de las ciudades) y la generación de espacios de espacios adecuados al clima son el gran reto de la arquitectura del paisaje.

La Arquitectura del Paisaje tiene una relación intrínseca con el diseño de interiores y el diseño arquitectónico, y no solo es por la simetría que tienen, sino que los tres, forman parte de la esencia del paisajismo. Mezclando cada una de las características que los componen en la cotidianidad del ser humano…al fin y al cabo, solo estamos hablando de diseño a diferentes escalas.

El espacio en el cual se desplaza el hombre en su rutina diaria, abarca desde las áreas verdes, espacios exteriores, hasta los rincones más íntimos del hogar. Es por ello que es importante, el equilibrio que el arquitecto del paisaje logre concretar en estos tres aspectos. Y para lograr un resultado exitoso, el paisajista debe manejar los componentes de la colocación de las plantas, el diseño de un lugar de esparcimiento o los elementos constructivos en los que se basa el diseño propuesto.

El paisajismo es entonces, la integración en perfecta armonía del arte y el diseño, con la naturaleza y el hombre.

Un saludo Paissanos, y a disfrutar del paisaje.